El desprendimiento de retina es uno de los problemas más comunes en las personas a determinada edad. En realidad, a medida que nuestro cuerpo envejece, hay órganos que empiezan a tener problemas de una y otra manera. En el caso de los ojos, el vítreo se empieza a encoger y a pegarse a la retina. Cuando esto sucede, puede llegar a desprender la retina y causar daños severos en su estructura. Se debe tomar en cuenta que la mayoría de este tipo de desprendimientos tienen ya un antecedente, por la presencia de pequeños desgarros no detectados en la propia retina.

Si bien es problema grave en los ojos, puede darse más frecuentemente en personas de edad media hasta personas de la tercera edad, en especial aquellos con enfermedades como miopía, trastornos de la retina y traumatismos en la cabeza.   

Los desprendimientos de retina deben ser atendidos de inmediato por un oftalmólogo, porque puede haber una pérdida total de la visión en ese ojo.

Los síntomas son:

  • Ver luces parpadeantes
  • Detectar partículas negras flotando en la visión, con forma de manchas, líneas o telarañas.
  • Ver sombras en la visión lateral





Ver una cortina gris en una parte de la visión